Los zapatos son la perdición de cualquier chica amante de la moda. Somos capaces de tener infinitos pares de calzado, diferentes modelos, colores, formas, para todas las estaciones y para todos los momentos. Nunca son suficientes. El problema aparece cuando no es posible tener en casa una habitación totalmente dedicada a tener los zapatos ordenados, por ello es necesario buscar trucos para tenerlo todo en orden y cuidados.

Lo ideal sería tener un enorme vestidor para tener toda la ropa, zapatos y complementos organizados al gusto de cada una, pero si todavía no lo tienes aquí encontrarás algunas ideas originales que harán que desaparezca tu problema. Además, dicen que «detrás de una mujer exitosa hay unos fabulosos zapatos»

En cajas con fotografías.

Hacer fotografías de los zapatos y guardarlos en cajas bonitas es una de las opciones para acabar con el caos. Esta opción además de permitirte encontrar los zapatos con sólo un vistazo a las fotografías hará se que conserven en buen estado.

 

– En un zapatero. 

Aunque primero tendrás que encontrar un lugar de la casa para poder poner el mueble, los zapateros tradicionales son una opción muy valida para ordenar los zapatos sin necesidad de buscar nuevas formas. A veces, lo de siempre es lo mejor. Hoy en día, puedes encontrar muebles del estilo que quieras y lo grandes que desees para que se adapten a tus necesidades. Allí podrás ordenarlos por colores, estilos o temporadas, como más te guste.

– En cajas grandes debajo de la cama. 

Si precisamente tu problema es la falta de espacio y no tienes más estanterías ni lugares en los que poner los zapatos debes ordenarlos por estaciones. Compra unas cajas grandes que puedan guardarse debajo de la cama y ve guardando allí los zapatos de la temporada que no utilices. Así en verano podrás tener escondido el calzado de invierno sin que te moleste ni que te quite espacio para otras cosas.

En estanterías.

Es la opción más típica pero también una de las más útiles. Coloca un par de estantes en alguna pared de la habitación que tengas vacía y llénala de zapatos. El hecho de que esté a la vista te obligará a tenerlo ordenado. Para saber de que modelo de zapato se trata coloca uno hacía adelante y otro hacía detrás.