El ante o la piel girada es uno de los materiales más utilizados en el calzado de otoño e invierno, pero al ser meses de lluvia es mucho más fácil que se ensucien al salir a la calle. Un roce, unas gotas de agua, el pie en un charco de barro puede arruinar esos zapatos nuevos que tanto te gustan. Sin embargo, limpiar esas manchas es mucho más sencillo de que normalmente pensamos.

Sin embargo, a pesar de que se ensucian fácilmente este tipo de material también tiene muchas características positivas. Se trata de un tipo de piel con una textura sedosa y un tacto suave ideal para los looks casual y sports del día a día, además, el ante no puede sufrir rasgaduras ni arañazos.

Una de las sustancias con las que si que debemos ir con cuidado a la hora de llevar zapatos de ante o de piel girada son los aceites o los productos grasos. Este tipo de sustancias son absorbidas por este tipo de piel y se hace casi imposible poner quitar ese tipo de manchas. Por este motivo es aconsejable no llevar este tipo de zapatos para trabajos o lugares en los que se pueden encontrar estos materiales.

En cambio, si lo que tienen tus zapatos son pequeñas manchas o simplemente quieres mantenerlos tan nuevos como el primer día sigue atento estos consejos:

  • Utliza una goma de borrar para eliminar la rozaduras o las manchas más difíciles.
  • Mete los zapatos en agua con jabón PH entro y friega suavemente todo el zapato con un cepillo.
  • Enjuaga con agua limpia todos los restos de suciedad y jabón, incluso puedes cambiar el agua varias veces y poner el zapato debajo del grifo.
  • Utiliza a menudo un spray protector especial para ante, de este modo estarán mucho más protegidos.