De cada vez son más las personas que optan por un consumo responsable y de calidad. Por ello, los consumidores de cada vez encuentran más razones para invertir en unos zapatos hechos a mano, con dedicación y esmero. A veces, compramos zapatos y zapatos que nunca nos llegaremos a poner, nos hacen daño o no cuidan la salud de los pies, ni su fabricación ha estado comprometida con el cuidado del medioambiente, entre otros factores. En cambio, ¿has pensado que pasaría si invirtieras en unos zapatos de calidad y no tuvieses que comprar ninguno más durante años?

1. Materiales de calidad. Los zapatos hechos a mano requieren tiempo para poder fabricarlos y las habilidades de un artesano experimentado en los materiales que se utilizan para su fabricación. Por ello, cada par de zapatos exige horas y horas en las que con las manos buscan la mejor piel, la tratan, crean la suela y buscan la mejor calidad del producto.

2. Cómodos y transpirables. Un zapato de calidad hará que se conserve la forma original, no se estropeé el material, sean flexible y transpirables. A diferencia de los zapatos fabricados con maquinaria, los zapatos hechos a mano a penas utilizan pegamento sino que la mayor parte de sus materiales van cosidos.

zapatos hechos a mano tiamer

3. Duraderos y fáciles de reparar. Este tipo de zapato se puede utilizar durante más tiempo que uno pegado. Gracias a esta cosidos en el interior y exterior, en caso de rotura es muy  sencillo repararlos. Un zapatos podrá volver a dejarlos como nuevos por un precio muy pequeño.

4. Cuidas el medioambiente. Además de haber sido fabricados respetando el entorno hay que tener en cuenta qué pasará con esos zapatos el día que ya no los quieras. Una opción es la reutilización, seguramente no los querrás llevar por tener unos nuevo pero hay que tener en cuenta que a otra persona sí le pueden servir. En caso de que decidas tirarlos son zapatos fabricados con materiales que podrá deshacerse sin perjudicar al medioambiente.

5. Están hechos por expertos. La gran tradición de fabricación de calzado en España hace que haya verdaderos expertos que conocen todos los secretos de la creación de este producto y que llevan muchos años trabajando en el sector. Así podrás conseguir un diseño original con materiales de calidad por un precio muy razonable.

6. El ‘made in Spain’ es un referente. Según datos de la Federación de Industrias del Calzado Español, en 2014 las exportaciones aumentaron un 17% en valor y 14% en cantidad con respecto al año anterior, una tendencia que continúa en aumento en la actualidad. La marca made in Spain vende mucho más que otras que fabrican el calzado en cualquier otra parte del mundo.