Llega el verano y los pies sudan más que nunca. El calor insoportable hace que los pies sufran más que nunca y es llegar a casa quitarse los zapatos y… ¡qué gusto!, pero… ¡qué peste! Son muchas personas que tienen el problema de que los pies les huelen mal, muchas veces no va sólo ligado a una falta de higiene sino que tiene otra explicación.

El principal motivo por el que huelen los pies son las bacterias, a estas les encantan los lugares húmedos y oscuros como los zapatos sudados. Es por este motivo que al llevar un zapato no transpirable y cerrado en verano el olor va in crecendo. Otra de las causas son los cambios hormonales, es por eso que en etapas de la vida como la adolescencia, durante el embarazo o en la menopausia el olor es mucho más fuerte. En tercer lugar, otro de los motivos puede ser el estrés y la ansiedad que estimulan las glándulas sudoríparas.

Más allá de la peste, es importante que los pies transpiren y estén bien cuidados, ya que el exceso de sudor puede llegar a desencadenar en algunas enfermedades. Entre las más frecuentes está el pie de atleta, una erupción cutánea causada por hongos que aparece entre los dedos de los pies, provoca mal olor, picor y la piel se agrieta.

Remedios para evitar el mal olor

jengibre-mal-olor-pies-tiamer

Los principal es usar un calzado cómodo, ligero y transpirable que permita respirar perfectamente a los pies y evitar la sudación excesiva. Por otro lado, el tejido de los calcetines también es importante que sea de fibras naturales como el algodón, de este modo el sudor no se acumula en los pies. Finalmente, aunque parezca obvio, es importante lavarse los pies con un jabón neutro varias veces al día. También es aconsejable utilizar algún desodorante de pies que venden en la farmacia.

Entre otros remedios caseros, está el uso de la salvia. Se trata de una planta con propiedades curativas que sirve para frenar la sudoración y combatir las bacterias. Por ello, se recomienda poner una hoja de savia en el interior del zapato. Otro remedio casero es hacerse un masaje con una infusión de jengibre durante unos 15 minutos.