Al referirse a los zapatos tipo Oxford todo el mundo sabe que tipo de calzado es. Planos, elegantes y sencillos, pero, ¿por qué reciben ese nombre?, ¿tienen algo que ver con la conocida Universidad de Oxford?

Los zapatos Oxford tienen su origen en Escocia e Irlanda, aunque en un primer momento les pusieron el nombre de Balmorals, haciendo referencia al Castillo de la Reina de Escocia. No fue hasta el  siglo XIX cuando empezaron a recibir el nombre por el que los conocemos ahora. Un denominación que está muy vinculada a la Universidad de Oxford, fueron sus estudiantes los que los pusieron de moda. La única diferencia que tenían esos zapatos que llevaban los estudiantes a los de ahora es que ellos solían llevarlos como botines, un hecho que les permitía llevarlos durante todo el día y hacer frente a situaciones muy diferentes.

Los zapatos Oxford se fabrican en cuero y son bastante planos. El diseño del zapato suele ser liso, pero en los últimos años se ha reinventado el concepto y muchos incluyen ornamentos, pequeñas perforaciones y diferentes texturas. Eso sí, este tipo de calzado siempre se ata con cordones y suele tener cinco o seis parejas de orificios.

zapato-oxford-marron-tiamer-mallorca

 

Los modelos se han ido modernizado y ya existe una clasificación según su diseño. Los Oxford Legate tienen un punteado en las costuras, el Oxford Semi-brogue además de tener el punteado en las costuras también lo tiene en las punteras y el Oxford Full-brogue tiene punteado con dibujos en la puntera y en la alas.

De hecho, es un calzado tan reconocido que muchos famosos se han rendido a ellos. Michael Jackson apareció en infinitas ocasiones con unos Oxford de color blanco con la puntera negra. Emma Watson es otra de las incondicionales de los Oxford, también lo son Emma RobertsRaquel Sánchez Silva, Taylor Swift o Victoria Beckham.