Las chanclas son el calzado más usado durante el verano. Pero llevarlas todo el día puede tener unas malas consecuencias, al andar todo el día con ella forzamos los pies. Por muy fresqueras que sean los pies están totalmente desprotegidos y es más fácil que sufran algunas lesiones.

Según informaba ayer el Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV), el uso continuado de este tipo de calzado puede ser perjudicial para la salud del pie. El principal problema que tienen las chanclas es que no sujetan nada el pie, es una tira de tela o plástico atada a una suela de goma. Para poder andar con ellas las personas tiene que formar mucho el pie, incluso poner los dedos en forma de garra para no resbalar, es de esta forma como se sobrecargan los músculos y los tendones y puede provocar enfermedades.

Otro estudio realizado por la National Foot Health Assessment de Estados Unidos, el 78 por ciento de los adultos con más de 21 años ha sufrido problemas en los pies, y en gran medida se debe al uso de las chanclas veraniegas. Otro de los motivos de este alto porcentaje es que la goma no es capaz de controlar el impacto durante horas en superficies duras como puede ser el asfalto. Las chanclas son totalmente planas y no tiene amortiguación en los pasos, un hecho que hace que los músculos de las pierdas sufran e incluso puede provocar dolores de lumbalgia, ampollas o provocar lesiones en el tobillo. Es por este motivo que los expertos aconsejas usar zapatos con un pequeño tacón si se va a andar o estar de pie durante muchas horas.

Asimismo, si que hay un sector concreto de personas que tienen que ir con mucho cuidado a la hora de utilizar este tipo de zapatos. Las personas con diabetes o problemas de circulación no deben abusar del uso de chanclas, ya que el pie está totalmente desprotegido y será mucho más fácil hacerse una herida que luego tardará mucho tiempo en cicatrizar. Tampoco son nada aconsejable que la usan ancianos o niños muy pequeños ya que no cuentan con la suficiente estabilidad.

Por estos motivos es aconsejable usar sólo las chanclas para ir a la playa, salir de la ducha, estar por casa o ir a la piscina. Nunca deberás usarlas en el día a día si quieres tener unos pies sanos.