Los pies son una de las partes del cuerpo que más sufren en verano, por ellos, hay que tener un especial cuidado con los zapatos que utilizamos y los tratamientos para mantenerlos en buen estado de salud. Es llegar el calor y lo pies empiezan a sufrir, zapatos descubiertos, desprotegidos, caminar por superficies húmedas o muy calientes no les hace ningún bien. Atento a estos consejos, se acabaron los problemas.

Zapatos cómodos y que sujeten el pie. Lo ideal es que los zapatos sean de piel, nunca sintéticos, y que además tengan cordones para que se adapten mejor a la figura del pie y pueda este bien sujeto.

Si el calzado te aprieta por la mañana, más lo hará por la noche. El motivo es que a lo largo del día se van acumulando líquidos en los pies y se van hinchando poco a poco. Esto se ve incrementado en las personas que pasan muchas horas al día de pie en un espacio pequeño. Entonces, si un zapato te aprieta cuando te lo pones por la mañana y piensas tenerlo todo el día puesto recuerda que es una mala opción para tu comodidad y para la circulación.

No a las deportivas y a los zapatos de plástico. Este tipo de calzado favorece la sudoración y puede que haga que te aparezca verrugas y hongos de la humedad. Es importante que en verano los zapatos transpiren más que nunca y que los calcetines sean 100% algodón.

– Cuidado con los esmaltes de uñas. Es la mejor estación del año para llevar una pendiera perfecta, colorida y a la última. Las tendencias en uñas siempre son arrastran a llevarlas perfectas y bonitas pero las uñas también tienen que respirar. Así que para mantenerlas en buen estado cuando te quites el esmalte deja que pasen al menos 24 horas para volvértelas a pintar.

– No hay que andar descalza en espacios públicos. Los hongos y los papilomas son las enfermedades más comunes durante el verano, ya que los lugares públicos y húmedos con un criadero. Para no padecerlos es importante no andar descalzo por la piscina ni por las duchas de los gimnasios, es imprescindible usar siempre chanclas. Además, si no se anda descalza también evitarás pisar cosas y hacerte alguna pequeña herida.

– Las chanclas sólo en la playa o la piscina. Las chanclas no son buenas para los pies, no son estables ni mantienen el pie protegido. Por eso, es importante tener en cuenta que no son un zapato ideado para el día a día sino para los ratos de playa y piscina.

– La crema solar también es para los pies. Es importante proteger también la piel de los pies, los empeines o las planta de los pies también están expuestos al sol. Por ello, cuando se untes de crema solar por el cuerpo recuerda que las extremidades también forma para de el.